Entrena tu Mente para Ganar


Puede que todos necesitemos leer este artículo y recordarnos esto, al menos una vez en nuestra vida.

Puede que todos necesitemos aplicar esto, cada día de nuestra vida, si queremos de verdad jugar el juego de vivir al nivel e intensidad al que merece ser vivido.

Puede que todos tengamos la posibilidad de ser los dueños de nuestra mente, y no esclavos de ella.

Puede que todos podamos, sin ser superhéroes, entrenar nuestra mente para ganar.



Nos ha pasado a todos, incluso más veces de las que podamos sentirnos cómodos levantando la mano para admitirlo en una habitación llena de gente.

  • Encontramos a nuestra cabeza pensando cosas negativas, de nosotros, nuestra situación, del futuro, y de todo lo que decida cruzarse con nuestros pensamientos en ese momento.

  • En algún momento, sin sentido aparente, nos sentimos tristes.

  • Por algún motivo, hay días en los que la preocupación invade todo lo que tenemos por delante, dejándonos paralizados.

  • Encontramos mil y un motivos para quejarnos de las cosas, de cada una de ellas, y más si son nuestras.

  • En algún momento hacemos balance y, en realidad, llevamos gran parte del día dando vueltas a la misma cosa. Una y otra vez. Sin grandes resultados.



Son cosas que nos han pasado a muchos, y yo levanto la mano la primera como alguien que ha vivido años de su vida con Ansiedad Generalizada. Las preocupaciones y los escenarios negativos eran sin duda mi zona de confort, mi “funcionamiento normal” mental, mi piloto automático, mi “manera de vivir”. Sumadle a eso que, como abogada, siempre tenía que pensar en el peor escenario posible y encontraréis, o al menos yo así lo hice, la excusa perfecta para justificar cómo funcionaba mi cabeza. En efecto, tenía los ingredientes preparados para una auténtica bomba de relojería. En mi propia cabeza. Sí, yo levanto la mano, y apuesto a que hay mucha gente en la habitación de esta web leyendo estas líneas. Sí, no es cómodo, pero poder verlo fue el primer paso para ser capaz de cambiarlo.



Porque sí, igual que entrenamos nuestro cuerpo, podemos entrenar nuestra mente, y el impacto de hacerlo es realmente exponencial.



 

Podemos decidir.

Podemos quedarnos con nuestra mente en automático.

Podemos soltar las riendas de nuestra cabeza y dejar que cabalgue a donde quiera, aunque no sea a donde realmente queremos que vaya.

Podemos seguir haciendo uso de comportamientos aprendidos que no nos han llevado a ninguna parte.

Podemos seguir poniendo nuestra atención en todos los problemas y en las cosas que no van bien.

Podemos seguir alimentando la cadena de razonamientos negativos que tan bien hemos aprendido con el paso de los años y que tanto nos han dañado.

Podemos quedarnos con todos nuestros hábitos de pensamiento destructivo.

Podemos incluso aprender a quererlos y aceptar su victoria.

Podemos decidir.

Podemos hacer todo eso.

Podemos ser esclavos de todo eso.

Podemos, sin duda, decidir quedarnos con las ruinas.



Pero no es nuestra única opción.

Podemos también decidir reconstruirlas.

Podemos apagar el piloto automático y vibrar a la frecuencia a la que merecemos.

Podemos llevar al caballo de nuestra mente al destino que queremos.

Podemos aprender a pensar de una forma que nos abra puertas en lugar de cerrarlas a cada paso.

Podemos aprender a centrarnos en las soluciones y no en los problemas.

Podemos hacer de nuestra mente un lugar de compasión y no un oásis de crítica.

Podemos aprender nuevas formas de razonar que rompan patrones obsoletos que sólo nos han arrastrado a no ser capaces de disfrutar de lo importante.

Podemos hacer que nuestra mente sea el motor de nuestro progreso y no el freno.

Podemos aprender a pensar diferente.

Podemos decidir.

Podemos hacer todo eso.

Podemos ser libres de toda la carga anterior.

Podemos, sin duda, entrenar nuestra mente para ganar.



¿Qué decides tú?



Si te interesaría descubrir nuevas estrategias para entrenar tu mente te invito a que descubras nuestros Programas Online, ¡te van a encantar!.




Las Claves para un Año Épico

UN MOMENTO… ¿QUIERES UN AÑO ÉPICO?

Haz Click Aquí y te Regalamos las CLAVES para Conseguirlo