A tu Sueño No le importa ser Difícil

Nada que de verdad merezca la pena es fácil, ni se adquiere instantáneamente, ni cae del cielo como por arte de magia en nuestros brazos. Las cosas que de verdad importan requieren trabajo, cuidado, valentía, ilusión y tiempo. Las cosas que de verdad importan reclaman que tomemos las riendas de nuestra historia. Las cosas que de verdad importan nos requieren en calidad de héroes cotidianos dispuestos a escribir su propia historia épica. 

 

Me encuentro con muchas personas realizando proyectos o buscando sueños que se quejan de que llevarlo a cabo es difícil, que lleva mucho tiempo, que cuesta sacrificios, que cuesta encontrar la motivación… Y sí, nunca he leído una buena historia que tenga un desenlace increíble sin antes pasar por mil y una aventuras. 

 

Lo cierto es que a tu sueño no le importa ser difícil, no le importan las veces que tropieces en el camino, no le importan las opiniones de los demás, no le importan tus noches en vela o el miedo que te da perseguirlo. 

 

A tu sueño sólo le importa “SER”, llegar a ver la luz y llegar a ser plenamente tuyo. 

 

Todo lo que merece la pena, y más si hablamos de propósito, es en esencia DIFÍCIL, quizá en maneras que son incluso difíciles de imaginar o definir. Por ello, quizá la pregunta que haya que hacerse no sea si va a ser o no difícil conseguir lo que quieres, sino si eso que buscas es lo suficientemente importante para ti.

 

En realidad, “quien tiene un por qué es capaz de soportar cualquier cómo”. 

 

Encuentra un por qué que sea lo suficientemente importante para ti, no lo pierdas de vista en ningún momento del camino, y la victoria será inevitablemente tuya. 

 

¿Qué es eso que quieres que merece más la pena que tus miedos?

 

Quizá sea el momento de iniciar tu viaje para hacer que suceda.