El Poder de Tu Mensaje

Tu Historia Cuenta

El poder de tu mensaje header.jpg

Todos hemos vivido nuestras historias. Todos hemos sufrido, crecido y aprendido de unas y vibrado, disfrutado infinitamente con otras. Todos tenemos un momento al cual no nos gustaría volver, fracasos que no nos sentimos demasiado cómodos contando, sonrisas que siempre vuelven o momentos únicos que nos transformaron y cambiaron nuestra vida tal vez para siempre.

 

Todos tenemos algo que contar, un mensaje que transmitir y un aprendizaje que compartir. Ése, nuestro mensaje, es posiblemente lo más valioso que, sin poseer, tenemos. Ése, nuestro mensaje, es más poderoso de lo que creemos, y en este vídeo te animamos a encontrar y compartir el tuyo.  

Siempre he creído que todo el mundo tiene algo especial que aportar al mundo, algo único, algo que tiene que compartir para que otro, o muchos otros, puedan recibir la inspiración y la fuerza necesaria para superar algunas situaciones o circunstancias en su vida.

 

Creo que infravaloramos lo que tenemos que decir y lo que hemos vivido, y tendemos a pensar que nuestro mensaje no es nada nuevo, que ya está ahí fuera, que quizá ya lo han dado otros antes que nosotros y que incluso, “es de sentido común”. Y lo cierto es que todo lo anterior puede ser rotundamente cierto y aún así nuestro mensaje seguir siendo infinitamente valioso.

 

¿Nunca os habéis leído una frase que ya habíais leído 100 veces pero, por lo que sea, en ese momento resuena más con vosotros o con vuestra circunstancia? Si eso es así con una sola frase, imaginaos lo que puede ser la historia y el mensaje completo de alguien.

 

Tu mensaje y tu aprendizaje puede ser muy parecido al de otros, pero siempre tendrá tu toque personal, tus circunstancias únicas, tu manera de contarlo, tus pausas, tu emoción… Siempre, bajo cualquier circunstancia, será tuyo y será único, y llegará a otra o a otras personas en un momento igualmente único en sus vidas.

 

Todo eso “ÚNICO” es lo que te convierte en capaz de inspirar a una persona.

 

Porque eso es lo verdaderamente importante de un mensaje: Un mensaje tiene el poder de INSPIRAR.

 

¿Acaso nunca habéis pasado por un momento no tan fácil y escuchar cómo otra persona lidiaba con una situación parecida os ha ayudado a continuar? ¿A crear y construir vuestra solución, vuestra salida, vuestra propia superación?

 

La Inspiración es una cadena y no pertenece a nadie.

 

A veces tenemos la suerte de recibirla, transformarla a nuestras circunstancias y hacerla nuestra. La magia, en cambio, sucede cuando la enviamos de vuelta a alguien más, aunque sólo sea una persona, porque la inspiración nunca ha sido nuestra, sino que ha venido a visitarnos con la intención de crear algo mayor, haciéndonos mejores en el camino.

 

Creo que compartimos demasiado poco la inspiración que nos llega, y como resultado debilitamos todo el poder que tenemos a la par que limitamos nuestras posibilidades y las de los que nos rodean.

 

Yo te invito a que hoy te des el permiso de creer en tu historia, en tu mensaje, y hacerlo tuyo. Piensa en qué cosas has vivido o aprendido que puedan ayudar a alguien que esté o pudiera estar pasando por una situación parecida. Piensa en cómo o a quién podrías servir con tu mensaje y, una vez que lo hayas descubierto, acepta la responsabilidad de compartirlo. 

 

La inspiración, como cadena que es, vuelve antes a los que se encargan de compartirla.

 

¿Qué podrías compartir hoy?

 

Te retamos a que, si hay un mensaje que quieras transmitir, lo dejes ahora en los comentarios. ¿Quién sabe? Quizá alguien leyendo estas líneas necesita escucharlo y puedas compartir desde ya tu inspiración.  

 

¡NO TE OLVIDES DE COMENTAR Y COMPARTIR ESTE POST CON ALGUIEN QUE PUEDA NECESITAR LEER ESTO!

 

Ahhh!! Y... antes de irte, si aún no las tienes, es tu momento de descargarte las 10 Claves para un Año Épico, sólo tienes que hacer click en la imagen y puedes descargártelas totalmente GRATIS (sí, te las regalamos), ¡que la inspiración te acompañe!