Lo Que Creo

Tu Historia No Determina Tu Destino

Creo que no estamos limitados a lo que nos sucede.

Creo que podemos decidir.

Creo que podemos crear.

Creo que el poder es algo que uno mismo tiene que decidir tomar, o no.

Creo que nuestra felicidad es algo que nosotros mismos debemos y podemos construir.

Creo que depende de nosotros el hacer que las cosas nos sucedan, o no.

 

Supongo que yo misma no aprendí estas cosas del todo hasta el año que tuve que pasar prácticamente encerrada en casa por ansiedad y depresión.

Fue el año más difícil de mi vida pero también fue el momento en el que me di cuenta de que dependía de mi el construir la vida que quería vivir, y que sólo yo podía saber cuál era esa vida.

Me di cuenta de que los peores momentos de mi vida eran mis mejores maestros, de que tenían una misión, de que estaban ahí para ayudarme a llegar al siguiente nivel en mi vida.

Y no, esos maestros nunca me dieron mi propio poder de vuelta, ni mi voz, ni mi fuerza, ni mi historia, tuve que ganármelo yo.

Tuve que trabajar por ello cada día y tuve que creer en ello aún en los momentos en los que no parecía posible.

Lo más importante de todo, tuve y sentí que debía compartirlo con otros.

 

Sé que mucha gente ahí fuera siente que no controla nada en su vida, que no tiene el más mínimo poder sobre infinitas cosas, incluidas las que dan forma a su propia vida.

Se sienten víctimas de su propia historia.

Quizás el ejemplo sea más cotidiano de lo que creemos, quizás sólo se sienten atrapadas en una vida cómoda en la que sienten que no pueden realmente decidir ni quién quieren ser ni qué quieren hacer realmente.

Quizás ha llegado un momento en su vida en el que es “más fácil” quedarse como están, pero saben que de algún modo, querrían que su vida fuera diferente, con más emoción, con más pasión, con más autenticidad.

Quizás desearían sentirse más “vivos”, pero no se atreven a cuestionar ni a cambiar nada porque todo eso les parece aterrador.

 

Si hay algo que quiero conseguir con este vídeo es cambiar eso.

Porque depende de nosotros el cambiar nuestra historia.

La vida que deseamos, esa que tanto nos gustaría, no está tanto fuera como dentro de nosotros, pero tenemos que permitirnos bucear hasta encontrarla.

El reto, el reto real, es el atreverse a descubrir la vida que realmente deseamos vivir y asumir la responsabilidad de construirla, día a día, con el único permiso de nosotros mismos.

No es la opción más fácil, tampoco la más cómoda y menos aún la más común, pero creo que si no queremos estar limitados a lo que nos sucede tenemos que aceptar el desafío y el enorme privilegio de ser los guionistas de nuestra propia vida.

 

Creo que estás listo para construir la tuya.

¿Qué crees tú?