Ser Feliz Sin Permiso

Por qué necesitas empezar hoy

Ser Feliz sin permiso header .jpg

Hoy me preguntaba cuantas son las veces que no celebramos las cosas que nos pasan en la vida.

Nos pasamos el tiempo esperando a lo siguiente que llega.

Ponemos condiciones para ser felices, cada día.

 

Seré feliz…

 

Cuando termine los exámenes.

Cuando llegue el verano.

Cuando pese menos.

Cuando gane más.

Cuando tenga tiempo.

Cuando esto o aquello se arregle.

Cuando encuentre a la persona.

Cuando este problema pase.

Cuando consiga el ascenso.

Al final las condiciones terminan siendo infinitas y simplemente se trata de una cuestión de permiso: ¿te permites ser feliz? ¿crees que lo mereces? ¿haces algo por ello?.

Porque ese permiso no van a dártelo tu familia, ni tus amigos, ni tu trabajo, ni tu dinero. Ese permiso es tuyo, y depende de ti quedártelo o no, depende de ti aplazarlo, o vivirlo desde ahora, depende de ti hacerlo tuyo o dejarlo ir.

 

Y yo creo que no deberías dejarlo ir, porque seguro que ya has vivido cosas suficientemente duras en tu vida como para saber que, de verdad, te mereces ser feliz, desde hoy, y no necesitas el permiso de nada ni de nadie.   

 

Te mereces disfrutar de esas cosas que pasan desapercibidas.

 

Un atardecer, una tarde entera haciendo lo que te gusta, un cumpleaños, una pequeña victoria en el trabajo, un libro nuevo, un paseo por la playa, una ducha más larga de lo normal, el cariño de tu familia, tu canción favorita a todo volumen, una cerveza fría en verano, un paseo por el campo, un té hirviendo en invierno, una tarde de recuerdos con tus amigos, un muchas gracias, una sonrisa desconocida, un abrazo conocido…

 

Te mereces que todas esas pequeñas y grandes cosas te hagan feliz, sin condiciones y sin esperas.

 

Hace poco me contaron que tendemos a acordarnos con más fuerza de esos momentos o situaciones no tan buenos que hemos vivido y, en cambio, vamos dejando que las cosas buenas que se vayan perdiendo en nuestra memoria.

 

Para que eso no me pase he empezado una lista de buenos recuerdos, de las cosas buenas que viví tanto en los malos momentos como en los buenos, porque no todo en esta vida es blanco y negro. Cuando la leo, me doy cuenta de la cantidad infinita de milagros que tenemos la suerte de vivir día a día, sin permiso de nadie, y sin necesidad de condiciones.

 

Te invito a que tú empieces la tuya, porque no necesitas permisos para empezar a ser feliz hoy.

 

El momento para empezar podría ser hoy.

No necesitas permiso.

 

¿Crees que este vídeo puede ayudar a alguien?

¡Ayúdanos a compartirlo!